Protocolo sin fallos: todo lo que tienes que evitar en una boda

Jair Ivan Sanchez Estarita

Protocolo nupcial

¿Vestirse de blanco? ¿Criticar en voz alta el menú de la boda? ¿Dar un discurso inoportuno? Hay una serie de cosas que no puedes hacer cuando asistes a una boda. No sólo porque estropearías un día tan especial para los novios, o porque podrías quedar en evidencia delante de cientos de personas, sino porque, además, así está establecido en el protocolo nupcial.

No hay duda de que una de las cosas más importantes que debes hacer cuando asistas como invitada a una boda es evitar cualquier cosa que pueda robarle el protagonismo a la novia o al novio, así como todo aquello que pueda hacer que la celebración se centre en otra cosa. Así que ni se te ocurra ir de blanco o pasarte de graciosa durante la celebración.

Para los novios, su boda es un día muy importante e inolvidable y nosotros, como invitados y familiares o amigos suyos, tenemos el deber moral de intentar que disfruten al máximo de este día y que nada pueda estropearlo.

Vestir de blanco

Ya lo hemos dicho anteriormente pero es necesario insistir en el tema, pues es posiblemente una de las reglas más importantes para las invitadas: nadie debe vestir del mismo color que la novia. Esto es, por lo general, de blanco. Así que, ya lo sabes, ¡evítalo para no arriesgarte a robarle protagonismo!

No obstante, en el caso de que la novia vista de otro color, como por ejemplo, de rojo, se aconseja que este dato figure en la invitación para que nadie vista tampoco de este color.

Regalos inoportunos en una boda

A muchas parejas le gustan los regalos divertidos, pero la mayoría de los novios prefieren regalos clásicos el día de su boda. Y es que la mayoría de los regalos calificados como “divertidos” suelen ser muy poco apropiados para este día. No es de muy buen gusto obsequiar a los recién casados con una caja de preservativos, juguetes sexuales o equipamiento para bebés, salvo que la pareja haya elaborado una lista de regalos un poco más picante de lo normal…

Sin embargo, esto no significa necesariamente que tengas que ceñirte a la lista de bodas para escoger tu regalo. Está claro que resulta de gran ayuda tanto para los invitados que no saben qué regalar como para los novios que tienen deseos muy concretos. Un consejo: si vas a ir por libre y no estás segura de qué regalarles, es mejor que preguntes a los testigos, o que hables directamente con la pareja

Comportarse en la iglesia

Si los novios te han pedido que estés junto a ellos en el altar, debes tratar de mantener las formas, una boda no es un festival y, por lo tanto, se espera que sepas comportarte, ya sea en la iglesia o en el juzgado. Durante la ceremonia, no olvides apagar el teléfono móvil, no hables en voz alta y, por supuesto, escoge bien tu indumentaria. Estarás en el punto de mira junto a los novios.

En el caso de una ceremonia religiosa, uno de los inconvenientes a los que se enfrentan los invitados no creyentes son los momentos de oración. Si es tu caso, debes tener claro que no es imprescindible, aunque sí deseable, que cantes y ores junto a los demás. Pero lo que sí tienes que hacer es tratar de no llamar la atención, levantándose y sentándose cuando todo el mundo lo haga y mostrar cierto interés o, al menos, respeto por las costumbres religiosas.

Llegar tarde

¿Con cuánto tiempo de antelación se debe llegar al lugar en el que se celebra la boda? Lo cierto es que no existen reglas fijas y todo depende de dónde se celebre y del número de invitados, pero de lo que no cabe duda es de que nunca debes llegar tarde.

Nuestro consejo es que procures estar en el lugar de la boda como muy tarde 15 minutos antes del comienzo del enlace. Las personas que suelen llegar en el último momento acaban acaparando la atención de parte de los invitados y roban protagonismo a los novios.

¿Qué puedes hacer si llegas demasiado tarde? Lo mejor es entrar sigilosa y discretamente. Si ves un asiento vacío, siéntate rápidamente y con suavidad. De lo contrario, quédate de pie al fondo para no desviar las miradas.

Ignorar el código de vestimenta

Hay algo que no se puede obviar de ninguna manera: el código de vestimenta elegido por los novios. Hay que tener claro que este es el día más importante para los novios y probablemente lleven meses preparando este momento. Seguramente tengan una idea bastante clara de cómo quieren que se vistan los invitados, por lo que debes respetar el código de vestimenta que hayan elegido los novios.

El discurso de boda

Si estás pensando en aportar algún detalle picante al discurso, ¡olvídalo! Debes tratar por todos los medios de no decir o hacer algo que pueda poner a la novia en un aprieto. Una broma fuera de lugar podría echar a perder el día más especial de su vida.

El discurso de boda debe limitarse a hablar de la pareja desde una perspectiva romántica. Hay que tratar de buscar palabras de alabanza, elogio y, sobre todo, agradables para la novia. Puedes, por ejemplo, contar de forma bonita la historia de cómo se conoció la pareja, los años que llevan juntos o quizás contar alguna anécdota hermosa sobre ellos.

Bailar

El baile es una de las partes más divertidas de una boda. Es el momento en el que los amigos y familiares del novio y la novia se conocen y se divierten en la pista. Un detalle importante: cuando alguien nos pide que bailemos y no se nos da demasiado bien, tenemos que tratar de evitar ser groseros y aceptar. Si bailar no es lo tuyo te recomendamos que aprendas algunos pasos de baile de buen gusto y trates de disfrutar del momento.

Multitud en primer plano

La discreción debe reinar durante todo el día, no sólo en la vestimenta que se elija o en el discurso que se dé. A pesar de ser un buen amigo, o un miembro cercano de la familia de la pareja, se trata de un día en el que no necesitan que la multitud esté en primer plano. Por eso es importante que en los momentos más emocionantes del enlace procures controlar tus lágrimas y mantenerte al margen… ¡Hay que respetar un cierto grado de intimidad!.

No criticar

Para aquellos a los que no les gusta el vestido de la novia, el lugar donde se celebra la boda o piensan que la comida no está demasiado buena… Callarse es la mejor de las opciones.

En términos generales, no se debe criticar ni a los novios, ni la ceremonia, ni la música escogida para el baile… ¡Resulta inoportuno y de lo más descortés!

 

Anuncios

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: